Fogasa, qué es, cuánto paga, cómo pedir cita y otras gestiones

Nadie está exento de verse inmerso en situaciones tan desagradables como la de ser un trabajador al que se le adeudan diferentes salarios o la de ser un empresario cuyo negocio se encuentra en pleno procedimiento concursal. Se trata de un escenario que se nos puede plantear en cualquier momento y al que la administración trata de poner remedio a través de los diferentes organismos estatales. Este es precisamente el cometido que el Fondo de Garantía Salarial mantiene como razón de ser frente a aquellas personas que necesitan una ayuda urgente que sería imposible conseguir de otra manera sería.

Cada perfil de usuario encierra una circunstancia distinta, por lo que es recomendable analizar adecuadamente cada caso para poder determinar en qué va a consistir exactamente la solicitud a tramitar. A partir de ahí, lo ideal pasa por conocer el funcionamiento de este organismo en base a  qué procesos alberga, cuáles son sus posibilidades y qué límites contempla. Conscientes de la importancia de este servicio, a continuación te mostramos una pequeña guía diseñada para que conozcas en profundidad en qué consiste el FOGASA y cómo agilizar todo el proceso que conduce a disfrutar de su asistencia.

¿Qué es FOGASA y para qué sirve?

consultar fogasa

 El Fondo de Garantía Salarial, popularmente conocido como FOGASA, es un instrumento de carácter social cuya función pasa por retribuir a los trabajadores que se encuentran afectados por la deuda que su empresa ha contraído con ellos, ya se sea en forma de indemnización o de salarios pendientes de cobro.

Bajo un enfoque más riguroso, el FOGASA se erige como la entidad administrativa perteneciente al Ministerio de Trabajo que incorpora una naturaleza jurídica que le permite actuar en defensa de algunos aspectos clave recogidos en el Estatuto de los Trabajadores. Entre éstos, podemos citar los más destacados, como pueden ser los siguientes:

  • El pago a los empleados de los sueldos que se le adeudan como consecuencia de la quiebra de la empresa o de la situación de proceso concursal en la que ésta se encuentre.
  • El pago de las indemnizaciones comprobadas y resultantes de una sentencia judicial o equivalentes que respalden al trabajador implicado.

Para resumir, podemos decir que la competencia elemental del Fondo de Garantía Salarial es aquella que garantiza el remedio frente a las sumas salariales que quedan pendientes por culpa de la incapacidad de pago del empresario. De hecho, es así como lo recoge la ley de las Relaciones Laborales.

A partir ahí, sólo resta delimitar cuáles son los atributos que caracterizan la participación del FOGASA en cualquier proceso compensatorio. De esta forma, exponemos los más importantes a continuación:

  • Independencia en la dirección y resolución de los trámites correspondientes, aunque es cierto que en todo momento se encuentra bajo el gobierno del Ministerio de Trabajo.
  • Bienes económicos de propia titularidad. Se trata de un componente clave, ya que verifica su autonomía financiera en el momento de su función reparadora.
  • Personalidad diferenciada. Este organismo público goza de operatividad propia, pero está vinculado en todo momento a la administración general. Es decir, de ahí podemos deducir que el respaldo al trabajador es todavía mayor.
  • Radio de acción que abarca todo el país, por lo que sus resoluciones predominan por encima de aquellas que provienen de las administraciones autonómicas.

El Fondo de Garantía Salarial cuenta además con un brazo que se dedica a prestar auxilio a las empresas que se encuentran en situación de insolvencia demostrada. En estos casos, el FOGASA tiene la función de socorrer transitoriamente al negocio afectado para que éste no se vea obligado al cierre y puedan conservarse los puestos de trabajo.

En definitiva, estamos frente a un organismo cuyo objetivo pasa por auxiliar económicamente a los empleados que sufren impagos salariales o de indemnizaciones y a las empresas que de manera eventual atraviesan por un proceso de insolvencia.

 Cita previa FOGASA: la sede electrónica

 Llegado el momento de recurrir a las bondades del FOGASA es importante conocer cómo pedir una cita previa para agilizar un poco todo el procedimiento. Para ello, contamos en Internet con la conocida sede electrónica, que está ubicada en la propia web del Ministerio de Trabajo. Desde ahí, es posible seleccionar la sede virtual que nos corresponda en función de la provincia a la que pertenezcamos.

El siguiente escalón consiste en incluir una serie de datos personales guiado en todo momento por estos sencillos pasos:

  • Una vez dentro de la sede electrónica oportuna, accedemos al apartado denominado “Acceso a la Subsede”.
  • Elegimos el botón “Trámites y servicios” y clicamos sobre “Cita previa”, donde seleccionaremos la provincia pertinente.
  • A continuación, llega el turno de completar un formulario y elegir la fecha en la que queremos llevar a cabo la cita.

Antes de concluir con el procedimiento conviene saber que la cita concretada no podrá ser anulada o modificada con posterioridad. De hecho, si el usuario no pudiera personarse en esa fecha, tendría que esperar a solicitar una nueva cita una vez trascurrido el día previamente asignado. Recuerda que este trámite puede efectuarlo tanto el empleado como la persona que lo represente, siempre y cuando éste último cuente con los poderes necesarios para ello.

La opción de recurrir a la vía de Internet incorpora la ventaja de poder ejecutar multitud de trámites desde casa. De esta forma, el usuario podrá llevar a cabo acciones como presentar documentación, revisar la fase de algún informe, entregar reclamaciones frente a resoluciones o efectuar solicitudes de diversa índole.

 ¿Cuándo y cuánto paga el Fondo de Garantía Social?

 Esta es posiblemente la pregunta estrella que todo afectado desea resolver cuanto antes. En primera instancia debemos distinguir el motivo que nos lleva a reclamar al Fondo de Garantía Salarial, ya que pueden darse dos razones diferentes: impago de salarios o impago de indemnización. En el primer caso se contemplan tanto los salarios como los salarios de tramitación, por lo que se calcularía de la siguiente manera: la cifra a solicitar vendría dada tras multiplicar el doble del salario mínimo interprofesional diario (prorrateo de pagas extraordinarias incorporado) por el número de jornadas que se adeudan (máximo 120 jornadas).

Cuando se trate averiguar cuánto nos va a pagar el FOGASA en caso de indemnización por despido, ésta debe estar reconocida vía judicial. Para su cálculo hay que tener en cuenta que el salario por día no podrá ser mayor que el doble del salario mínimo interprofesional (prorrateo de pagas extraordinarias incorporado), estableciéndose además un límite de una anualidad. Para este 2020 el límite está fijado en 25.200 euros al año. De igual modo, atendiendo al tipo de despido, se establecen las siguientes categorías: por despido improcedente el FOGASA cubre 30 días de salario por año trabajado; por despido colectivo, 20 días de salario por año trabajado; y por extinción de contrato, 12 días de salario por año trabajado.

Para terminar, sólo resta saber cuándo vamos a percibir el dinero. Esta es una cuestión a la que se le presupone una respuesta rigurosa, pero lo cierto es que la base de todo a día de hoy está en la incertidumbre.  La ley dice que, desde que se nos reconoce el auxilio económico, el FOGASA está obligado a resolver el pago en un periodo de tiempo no superior a noventa días. Ahora bien, por norma general, la realidad nos dice otra cosa muy distinta en perjuicio de los trabajadores.

Estos tres meses de plazo que recoge la normativa para que se aplique la resolución del Fondo de Garantía Salarial suelen ampliarse hasta una media de uno o dos años. Las causas hay que buscarlas principalmente en el aumento que ha experimentado el número de solicitudes por impago, provocando de esta forma un escenario de desborde que ralentiza mucho el proceso y al que todavía no se le ha puesto remedio.

Documentación necesaria que debes presentar

 Llegados a este punto, es el turno de recopilar toda la documentación necesaria para poder solicitar de manera adecuada la asistencia que el Fondo de Garantía Social pone a tu servicio.

Con carácter General

Más allá de cuál sea el caso específico en el que te veas inmerso, es requisito imprescindible aportar una serie de documentos que es común a todos los perfiles. De este modo, el elemento principal a tener en cuenta es el modelo oficial de la solicitud en cuestión. En éste hay que rellenar toda una serie de datos que deben ir oportunamente firmados. Las vías que se habilitan para vehicular este escrito son dos: de manera física a través del organismo competente o por medio del procedimiento electrónico.

El siguiente aporte que debes entregar como trabajador es una fotocopia del Documento Nacional de Identidad (D.N.I.), del Número de Identidad de Extranjero (N.I.E.) o de cualquier otra certificación similar que permita tu reconocimiento, según corresponda. Todo ello bajo la finalidad de llevar a cabo la identificación pertinente. Ahora bien, si tu solicitud se tramita a través de la figura de un representante, no sólo deberás entregar la fotocopia de este documento sino que además es imprescindible incluir el original o una copia compulsada por la administración correspondiente.

Por lo que respecta a la cuenta bancaria en la que se planea recibir la prestación del FOGASA, si de igual modo pertenece a tu representante, éste debe contar con la autorización necesaria para poder ejecutar el cobro.

Con carácter específico

El resto de documentación que se necesita para formalizar el proceso es de carácter específico. A continuación, te mostramos todo aquello que no puede faltar si pretendes resolver exitosamente la solicitud.

En primer lugar, necesitas el denominado acta de conciliación, que irá debidamente acompañado de la sentencia firme mediante la cual se te reconocen por vía judicial los salarios que exiges.

A esto tienes que sumarle la papeleta de conciliación, que es lo primero que debe estar presente en toda reclamación laboral. Su función es la de llegar a un pacto amistoso y se utiliza para aportar información real sobre la relación dada entre el trabajador y la empresa, contemplando aspectos como los años trabajados, el sueldo, los pormenores de la deuda, etcétera.

En el caso de que se pretendan recibir salarios de tramitación, es decir, las cantidades salariales que el implicado deja de ingresar desde el momento del despido hasta la notificación de la sentencia, habrá que presentar aquellos documentos que certifiquen que la empresa tiene constancia de dicha notificación.

La lista de trámites continúa, ya que de forma paralela pueden darse otras situaciones que amplíen todo este procedimiento burocrático. Así, hay que considerar las situaciones en las que se lleva a efecto lo contenido en la sentencia, dado que esta circunstancia requiere igualmente para la empresa de otra serie de papeles ineludibles: la declaración de insolvencia, por la que toda persona se declara como insolvente ante las deudas. Ésta deberá ir acreditada por el correspondiente juzgado de lo social.

Si además de esto la empresa se encuentra inmersa en pleno proceso concursal y, por lo tanto, incapacitada para hacer frente al dinero reclamado, ésta está obligada a adjuntar el documento que dé fe de su situación. En este caso, se trata del auto de declaración de concurso, que estará previamente dictado por el juez de lo mercantil. Asimismo, tendrá que incorporar el certificado de reconocimiento de los créditos en dicho concurso, siempre de manera detallada y expedido por la correspondiente administración.

Cómo presentar una solicitud

 Llegado el momento de presentar la solicitud, podemos optar por dos vías igualmente válidas: a través de una oficina física o por medio de Internet.

Si optamos por la primera opción, es necesario en primer lugar descargarse el impreso oficial de solicitud de prestaciones. Para ello, entramos en la página web del Fondo de Garantía Salarial y en el menú lateral denominado “Atención a la ciudadanía” que nos aparece clicamos sobre “Solicitud de prestaciones”. Desde la pantalla resultante podremos imprimir el modelo que debemos rellenar.

A continuación, se nos presentan varias alternativas a la hora de entregar el documento en cuestión, pudiendo elegir entre cualquiera de las oficinas del FOGASA, registros dotados de ventanilla única o en las oficinas de Correos.

Ahora bien, si nos decantamos por la modalidad online para presentar la solicitud el procedimiento cambia. En concreto, debemos estar en posesión del certificado digital o del DNI electrónico. Seguidamente, buscamos en Internet “sede electrónica fogasa” y accedemos a la web que aparece en pantalla.

En el menú de la izquierda clicamos sobre la opción “Trámites y servicios”, y en el desplegable que nos aparece seleccionamos “Solicitud de prestaciones de garantía social” y pulsamos sobre  el botón “Aceptar” situado en la zona inferior. Si el certificado digital o el DNI electrónico está instalado correctamente en nuestro equipo y el navegador es compatible se abrirá una ventana con los datos que deberemos aceptar para continuar.

Después, bastará con completar la información personal del interesado, la empresa y la prestación. Una vez hecho esto, pulsaremos sobre “Finalizar”.

En cualquiera de los casos es importante tener en cuenta el plazo de presentación para evitar sorpresas desagradables de última hora, ya que éste es de doce meses desde el momento en el que se reconozcan oficialmente los salarios o indemnizaciones a percibir.

Consultar el expediente FOGASA

Otra de las dudas que con mayor frecuencia suele albergar el usuario es la de cómo consultar su expediente del Fondo de Garantía Salarial. Para ello, hay que tener en cuenta que se trata de un procedimiento que puede realizarse a través de Internet, pero en el que es imprescindible el uso del certificado digital para realizar la autenticación correspondiente. Se trata de un trámite en el que no basta con el uso del Documento Nacional de Identidad, por lo que es preciso ajustarse a los siguientes pasos:

  1. Acceder a la sede electrónica de la página web de la Real Casa de la Moneda. Aquí se nos guiará adecuadamente para conseguir el certificado digital que necesitamos.
  2. En cuanto hayamos conseguido nuestro certificado, nos dirigiremos a la web del Fondo de Garantía Salarial y clicaremos sobre el apartado “Situación de expedientes”, que nos llevará a “Consulta de Situación de Expedientes”.
  3. En esta pantalla elegiremos la forma de autenticarnos, ya sea mediante certificado digital o por medio de nuestro DNI electrónico. Tras aceptar, se nos redirigirá a la plataforma de Cl@ve, donde tendremos que identificarnos.
  4. Superar el paso anterior no llevará de nuevo automáticamente a la página del FOGASA, en la que se visualizará el expediente que albergamos en el sistema.

Como ves, se trata de un trámite que no implica la mayor dificultad, ya que tan sólo es necesario seguir estas sencillas pautas. Eso sí, como decimos, es necesario disponer del certificado digital, puesto que con su uso se nos brinda una asistencia mucho más segura.

Recuerda que si deseas consultar tu expediente pero quieres prescindir de este servicio online, siempre puedes acudir a la oficina del Fondo de Garantía Salarial que esté habilitada en tu provincia. En este caso, la atención al público está limitada al horario de mañana.

Ayúdanos a Mejorar ¿Qué te ha parecido?
(Votos: 0 Promedio: 0)