Equifax

En un comienzo, Equifax era una empresa que concedía créditos a sus usuarios. No obstante, ahora amplió sus funciones, hasta el punto en que se la puede considerar una auténtica agencia de informes de créditos para el consumo, teniendo como principal objetivo el poder recopilar información de las personas.

En este sentido, sirve para conocer los préstamos, créditos o la financiación que los particulares suelen usar con sus propios dineros e inversiones para el consumo personal. Sin embargo, no solamente se orientan a personas comunes, sino también a jurídicas, pues otra de sus misiones es poder verificar los impagos demostrados. En toda su base de datos podemos ver que hay más de 800 millones de personas y hasta 88 millones de empresas que se ubican alrededor del mundo.

¿Qué es Equifax?

Como te habíamos comentado, Equifax es una empresa estadounidense, que tiene su sede en Atlanta, Georgia. Actualmente tiene más de 10.000 empleados, operando e invirtiendo a lo largo y a lo ancho de 24 países de América, Europa y Asia gracias a sus sucursales. Incluso, es de destacar que está en el Índice Standard & Poor’s, teniendo acciones cotizadas en la Bolsa de Nueva York con su propio símbolo, denominado EFX.

De esta manera, también conviene decir que Equifax y ASNEF no son dos listas de morosidad distintas. Muchas personas se piensan esto en función de la denominación, pero, en realidad, ASNEF se trata del titular de los datos, mientras que Equifax se trata de la compañía que los utiliza. El fichero de ambas empresas, entonces, es el mismo.

Lo que debes saber es que se puede registrar un impago en la base de datos de Esquifax, que es ASNEF. Para eso, se deberá ser miembro de la organización, motivo por el cual veremos que, si una persona cuenta con una deuda con un socio miembro que no está pagada, seguramente la empresa acreedora incorporará estos datos de la deuda al fichero.

Una vez que esto sucede, estaremos en una situación en la que el impago podrá ser visible para el resto de los miembros. Por ende, lo más probable es que esa persona no tenga capacidad de financiación por cualquiera de las otras empresas que forman parte de ese fichero.

Si te preguntas la permanencia del impago en el registro Equifax, es de 6 años desde la fecha de vencimiento de la deuda impagada, pero siempre que se la abone podrá ser borrada de la lista. En el caso de que una persona esté en una situación de regularización con respecto a las otras empresas que forman parte del fichero, no debería encontrarse allí.

Si alguien tiene una deuda impagada con alguno de los miembros, habrá que poner en marcha una manera en la que se pueda saldar positivamente esta deuda. Esto es especialmente útil dentro de algunas compañías, por lo que, en este caso, habrá que buscar buenas soluciones financieras para empresas en Chile.

¿Cómo puedo saber si estoy en Equifax?

Como te habíamos comentado, la primera tarea de Equifax es tener una especie de listado sobre los morosos dentro de todas las compañías que están insertas en este servicio. No obstante, si tenemos dudas de nuestra propia situación, deberemos averiguar sobre nuestra propia posible morosidad.

Entre las causas más comunes para incumplir con nuestros compromisos nos encontramos:

  • Una situación de impago de facturas durante más de 3 meses: en este caso, hablamos de los servicios de nuestro hogar, por citar un ejemplo.
  • Una situación de impago de deudas: préstamos personales, tarjetas de crédito, etcétera.

Una vez que hayamos incumplido el pago de una deuda, pasaremos a formar parte del listado de morosos de las propias compañías a los 90 días. Una de estas maneras se da a través del banco de confianza, donde te comentarán tu estado financiero. Allí te proporcionarán una información general, pues el detalle es únicamente accesible para el propio afectado, debido a la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Otra alternativa puede ser solicitar un préstamo ficticio, que luego no tomarás. En caso de ser rechazado, lo más probable es que te encuentres listado bajo estos términos. No obstante, la mejor alternativa es la de contactar directamente a ASNEF. Hay varias maneras de hacerlo:

  • Consultar vía e-mail. En este caso, deberás enviar un correo a la dirección sac@equifax.es para verificar cuál es tu estado. Cuando lo hayas hecho, deberás adjuntar una copia de tu DNI, además de datos personales. Allí se te presentará un formulario, que tendrás que completar para que luego te den la información para saber si estás en lista de morosos o no.
  • Consultar vía internet. Deberás entrar a la página web http://www.equifax.es. Una vez que lo hayas hecho, tendrás que descargar el formulario que está en este enlace. Allí se te pedirá que completes todos los campos. Cuando lo hayas hecho, deberás enviar el formulario a la misma dirección de e-mail del anterior punto, que es sac@equifax.es. Acuérdate de adjuntar una copia de tu DNI. En caso de morosidad, serás contactado de manera inmediata para ver tu situación.
  • Consulta por teléfono. Otra alternativa es que contactes directamente a ASNEF por teléfono, en la siguiente línea: 902 300 414 / 91 781 44 00.

¿Puedo salir de Equifax gratis?

Ahora que ya sabes cuál es tu situación, deberás conocer más sobre tu situación. En este sentido, hay varias estrategias que se pueden plantear para salir del fichero Equifax, por lo que te aconsejaremos a continuación.

Lo primero que surge de todo esto es que pagues la deuda. Ante una cantidad incumplida en su lapso adecuado, deberás contactar con la entidad acreedora y comentarle que estás dispuesto a pagar. Cuando hayas abonado la cantidad exacta, deberás comunicarle a Equifax el pago, pues ellos cancelarán tu situación.

Es fundamental que tengas una copia de toda la documentación relativa de este proceso, pues podrían surgir algunos inconvenientes. De todas formas, no te preocupes: lo importante es comentarles que pagaste la deuda con un e-mail, describiéndola con un mensaje del estilo “Pago de la deuda del mes de *mes* registrada en el fichero Equifax a *entidad*”.

Verificación equifax

Otra posibilidad es que esperes los 6 años para que se te elimine del registro del impago relativo. Cuando se venza ese plazo, los datos deben ser borrados del fichero, por una cuestión legal. Sin embargo, debes recordar que eso no significa que no tienes más obligaciones impositivas. Lo único que se quitan son tus datos, pero tienes un compromiso con aquel que te haya prestado sus servicios.

Del mismo modo, también puedes disputar la deuda en caso de que haya algún error. Esto suele darse a la hora de transcribir los datos, en el sentido en que puedes estar allí por algo que no has cometido. Por ejemplo, podrías aparecer por solicitar servicios que nunca has pedido ni tenido, además de otras supuestas comisiones que jamás se te han informado.

Sea cual sea tu caso, será fundamental que puedas documentar bien todas las pruebas de la situación para que demuestres cuál es tu realidad ante los problemas que aparecen dentro del fichero. Será clave que puedas apelar al artículo 41.1 del Real Decreto 1720/2007, el cual establece lo siguiente: «Sólo podrán ser objeto de tratamiento los datos que respondan con veracidad a la situación de la deuda en cada momento concreto».

Cuando tengas toda la documentación pertinente, será el momento de probar que la deuda que se nos está imputando no corresponde con la realidad, pues no se trata de algo veraz. En ese caso, tendrás que exigir la cancelación que te corresponde, argumentando que es tu compromiso como consumidor el hecho de que no te asignen problemas de los cuales no te deberías hacer cargo.

Para todo esto, deberás enviar la solicitud del ejercicio del derecho de cancelación. Esto se hace con una copia de toda la documentación que sirve como prueba para demostrar que la imputación que aparece registrada en el fichero de Equifax no es real. Siempre se aconseja que hagas dos copias: una para Equifax y otra para la empresa acreedora, pues ambas deberán tener constancia del error que se produjo en la base de datos.

En el caso de que se encuentre bien fundamentada y se trate de un error, Equifax cancelará automática y temporalmente los datos de impago. Debes recordar que, para que ocurra una cancelación definitiva, el acreedor será el que tenga que pedir la baja de los ficheros, motivo por el cual será necesario que envíes las dos copias.

Por esto, la forma gratuita de darte de baja del Equifax implica que tengas en cuenta dos vías de comunicación: tanto con la empresa que te adjudica el problema como la propia Equifax que retiene toda la información y la vuelca sobre las planillas.

Por ende, no debes asegurarte de que el inconveniente “se solucionará por si solo” con solo hablar con una de las dos compañías, pues podrías notar que, con el correr del tiempo, sigues en el mismo estado. Lo mejor que puedes hacer es tener documentación de respaldo y apelar a los dos lugares.

Ayúdanos a Mejorar ¿Qué te ha parecido?
(Votos: 1 Promedio: 5)