Todo sobre el monotributo: para qué sirve, cómo inscribirse, cuáles son las categorías y cómo modificarlas

monotributo

Seguramente, alguna vez quisiste saber cómo inscribirte en el monotributo y todo lo que remite a su inscripción. A continuación, todo lo necesario.

¿Qué es el monotributo?

En primer lugar, debemos decir qué es el monotributo. Básicamente, se trata de un sistema que unifica el componente impositivo -IVA y Ganancias- y el componente previsional -aportes jubilatorios y obra social- en una única cuota mensual, es decir, un solo pago, logrando que tus obligaciones se cumplan rápidamente.

De todas formas, se deben tener en cuenta determinados parámetros que evaluaremos luego, como saber cuál es facturación anual, el rubro en el que trabajás, la superficie de locales, energía eléctrica consumida y el monto de alquiler del local/es, entre otros.

En este sentido, puede que te interesa saber cuáles son las ventajas que obtendrás siendo monotributista.

  • Simplificación impositiva. Como estarás abonando una cuota fija mensual, vas a poder cubrir el pago de tus obligaciones impositivas y de seguridad social.
  • Múltiples canales de pago. Vas a poder pagar con transferencia electrónica, débito automático en cuenta o tarjeta de crédito. Esto se puede realizar a través de cajero automático, entre otras opciones.
  • Incentivo por cumplir en tiempo y forma. Si, durante un año calendario con débito automático o tarjeta de crédito, lográs solventar todos tus pagos, se te va a reintegrar el importe del componente impositivo de un pago mensual.

¿Quién puede ser monotributista?

Podés ser monotributista si:

  • Te dedicás a vender productos (cosas muebles) o prestás servicios.
  • Formás parte de una sucesión indivisa que se mantiene realizando la actividad de una persona física fallecida que fue monotributista, es decir, hasta que acabe el mes en que se mencione cuál es la declaratoria de herederos o se haga una declaración de la validez del testamento que sirva para verificar la misma finalidad o se cumpla un año dese el fallecimiento del causante, siendo lo que suceda primero lo que determine la situación.
  • Formás parte de una cooperativa de trabajo.

No podés ser monotributista si:

  • Te dedicaste a realizar importaciones de cosas muebles y/o servicios para su comercialización posterior, todo en un rango de los últimos 12 meses.
  • Formás parte de tres 3 actividades simultáneas o tenés más de 3 locales.
  • El precio máximo unitario de venta de tus productos llega a superar los $29.119,56. En tal caso, es necesario inscribirse en el Régimen General.
  • Tampoco podés en caso de que formes parte de una Sociedad Anónima, Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Colectiva, etc. En el caso de que te desempeñes en la dirección, administración o conducción de esas sociedades deberás inscribirte en el Régimen General como exento de IVA por esa actividad.

Cabe destacar que también te podés inscribir como monotributista si, aparte de la dirección o administración de sociedades, te encargas de otra actividad que cumple con los parámetros para que pue das elegir por el Régimen Simplificado.

En cualquiera de los casos, los ingresos obtenidos por la actividad del Régimen General originados en el ejercicio de la dirección, administración o conducción de sociedades no formarán parte de la categorización, recategorización o exclusión en el Monotributo, es decir, no afectarán a tu situación.

Las exigencias de la AFIP sobre vos serían:

  • Tus ingresos brutos anuales no pueden superar los $ 2.609.240,69 en caso de que vendas productos.
  • Tus ingresos brutos anuales no pueden superar los $ 1.739.493,79 en caso de que prestes servicios.
  • El precio máximo por unidad no puede superar los $29.119,56 si vendés productos.
  • No tuviste que hacer importaciones en los últimos 12 meses.

En caso de que no cumplas con estos requisitos, te corresponde la inscripción al Régimen General.

¿Para qué sirve la clave fiscal?

Ya te dimos la introducción al monotributo. Sin embargo, también es importante que sepas qué es la clave fiscal, que te va a ayudar con este trámite. Básicamente, la clave fiscal es una contraseña que te dará la AFIP para que se puedan realizar trámites impositivos, como la posibilidad de presentar declaraciones juradas, efectuar pagos, adherir al Monotributo, solicitar la baja en impuestos o regímenes, entre otros. Esto se hace de forma sencilla, todo a través de Internet: desde cualquier PC, tablet o smartphone.

Para obtenerla vas a necesitar cumplir con algunos requisitos, de forma tal que se corresponda tu clave con tu propia persona. Por eso, existen distintos procedimientos para la solicitud, acreditación y asignación de la clave fiscal, todo de acuerdo con el trámite que busques cumplir. En algunos casos, la clave se puede adquirir desde el sitio web del organismo, mientras que, en otros, se necesita que la persona se acerque personalmente a una de sus dependencias para la documentación, aunque con el coronavirus actualmente es todo virtual.

Una vez que se obtenga la clave fiscal la podrás cambiar, aunque también vas a poder modificar tus datos, administrar los roles con el organismo e incluso imprimir formularios. Para que te puedas identificar como usuario se usa el CUIT (también conocida como Clave Única de Identificación Tributaria), CUIL (que hace referencia al Código Único de Identificación Laboral) o CDI (que es la Clave de Identificación).

Al mismo tiempo es aconsejable comentarte que existen diferentes niveles de seguridad, todo según el método que se utilice para solicitar la clave. Todos los servicios disponibles tienen un requerimiento mínimo de seguridad, motivo por el cual dependerá de a qué servicio se quiera acceder para solicitar la clave con el nivel mínimo de forma tal que lo puedas usar.

La clave fiscal está dirigida a las personas, físicas o jurídicas, que necesiten interactuar con la AFIP, o sea, la Administración Federal de Ingresos Públicos. Para solicitarla, necesitás:

  • Tenés que tener número de CUIT/CUIL/CDI; DNI (para la solicitud de Clave Fiscal con nivel de seguridad 3 o superior).
  • Los formularios y las solicitudes que se presenten van a tener que tener la firma certificada por escribano público, entidad bancaria o juez de paz. Caso contrario, van a poder ser firmados en presencia de un funcionario de la AFIP, el cual actuará como entidad certificante.
  • Además, las copias de la documentación respaldatoria que se adjunten a las presentaciones a realizar también se deberán verificar por escribano público, entidad bancaria, juez de paz o una autoridad policial.

Vemos que el Nivel de Seguridad 1 permite, por ejemplo, enviar currículum a la AFIP utilizando el servicio “Currículum Vitae AFIP”. En cambio, en el Nivel de Seguridad 2 permite agregar la presentación las declaraciones juradas y pagos con el servicio “Presentación de declaraciones juradas y pagos”. Al mismo tiempo, sirven para consultar aportes en materia de seguridad social a través del servicio “Aportes en línea”. También es útil para ver cuáles son los datos registrados en la AFIP y generar la solicitud de baja a través del “Sistema Registral”.

A la vez, el Nivel de Seguridad 3 permite, además de hacer los trámites que sirven para los niveles de seguridad anteriores, puede designar a otros usuarios para que empleen los servicios con clave fiscal de forma tal que actúen en nombre de la persona ante la AFIP. El último, el Nivel de Seguridad 4, agrega una cosa más, que es la oficialización de Declaraciones Aduaneras.

¿Cómo se puede solicitar la clave fiscal?

Para solicitar tu clave fiscal, que es lo primero que vas a necesitar para el monotributo, vas a tener que ingresar a la página web de la AFIP. Una vez hecho esto, vas a tener que elegir la opción Solicitud de Clave Fiscal. Según el nivel de seguridad que necesites, el proceso para obtenerlo se modifica.

En tal caso, para el nivel de seguridad 1 y 2, vas a tener que ingresar el número de CUIT/CUIL/CDI y los datos de tu DNI nuevo. Una vez que los datos se hayan verificado y que no se posea una clave fiscal, se podrá realizar la solicitud. Para nivel de seguridad 3, vas a tener que descargar la aplicación “Mi AFIP”, la cual está disponible para todos los dispositivos móviles que tengan cámara de fotos frontal y acceso a internet.

Además, vas a tener que contar con DNI argentino en formato tarjeta y ser mayor de edad. Para que puedas solicitar la clave fiscal, vas a tener que ingresar al menú “Herramientas”, para luego decantarte por la opción “Solicitud y/o recupero de clave fiscal”. Una vez hecho esto, vas a poder escanear el código del DNI y tomar fotografías del rostro.

Cabe destacar que esto se puede hacer de forma presencial, pero, por el coronavirus, las dependencias están sin atención al público por el coronavirus. En forma presencial también se puede obtener la clave fiscal con nivel de seguridad 3, aunque, para gestionar el nivel de seguridad 4, es la única forma que se puede.

Para el Nivel de seguridad 3 vas a tener que solicitar el turno y presentar en alguna dependencia de la AFIP el Formulario 206 – Multinota, mencionando que querés abrir este tipo de clave. Además, vas a necesitar los siguientes documentos:

  • Para argentinos nativos o naturalizados: original y fotocopia del DNI digital
  • Para extranjeros: original y fotocopia del documento de identidad del país de origen, pasaporte o cédula del MERCOSUR (en caso de que sea de un país limítrofe).
  • Extranjeros con residencia en el país (incluyendo la temporaria o transitoria) que no tengan documento nacional de identidad: original y fotocopia de la cédula de identidad, certificado o comprobante que acredite el número de expediente que se haya asignado por la Dirección Nacional de Migraciones, donde se mencione la residencia.

En caso de que se tenga CUIT y no se hayan registrado los datos biométricos, vas a tener que presentarte en la dependencia que corresponde según el domicilio que tengas registrado. Cabe decir que, para el Nivel de seguridad 4, sólo se otorgan la clave fiscal en caso de que se presenten en una dependencia de la AFIP (Agencia, Distrito, Aduana o Centro de Atención). Allí el personal autorizado procederá a ver la validez de la documentación para que puedan constatar tu identidad. En este nivel solamente se aceptan como método de autenticación los dispositivos de hardware de doble factor (hacemos referencia a un elemento físico y una contraseña o dato biométrico de activación), los cuales son provistos u homologados por el organismo.

Primeros pasos para inscribirte en el monotributo

Ya sabemos cómo sacar la clave fiscal. Ahora podemos ver cuáles son los pasos introductorios para la inscripción al monotributo:

  • Para iniciar el trámite, vas a tener que obtener la Clave Única de Identificación Tributaria (CUIT), algo que comúnmente se haría presentándose personalmente en la Dependencia de la AFIP, en cuya jurisdicción se encuentra el domicilio fiscal del emprendedor (algo que se puede consultar en la página web de la AFIP, opción “Dependencias”). Además, vas a necesitar el Formulario 460/F por duplicado, además de presentar el D.N.I. en original y una fotocopia. Cuando estés en el lugar, se va a solicitar la Clave Fiscal, además de que se registran los datos biométricos (te van a tomar una foto, huellas dactilares y firma), aunque ahora el proceso es 100% digital.
  • Una vez que hayas visitado a la AFIP, vas a tener que ingresar a su web oficial para que puedas modificar la clave fiscal que se te generó en la dependencia. Para ello, vas a tener que entrar con la clave fiscal otorgada, además de dirigirse a “cambiar clave” para ingresar allí la anterior y luego proceder a armar una nueva.
  • También vas a tener que aceptar los datos Biométricos: en el servicio “Aceptación de datos biométricos”, donde se van a verificar tus datos. Una vez hecho esto, estás listo para inscribirte al monotributo.

Cabe destacar que, si trabajas de forma independiente o tu vínculo laboral es informal, tarde o temprano será necesario inscribirte al monotributo. Esto te va a servir para empezar a hacer aportes jubilatorios o para aportar y tener tu obra social. No importa en qué rubro te especialices, siempre y cuando sea apto para el monotributo, es mejor ser un trabajador registrado.

Al mismo tiempo, es importante saber que los menores de edad, extranjeros sin DNI o con residencia en trámite, los que quieran inscribir una sucesión indivisa o aquellos que tengan DNI válido sin fecha de vencimiento tendrán que hacer el trámite de forma presencial, caso contrario, es 100% digital. Veamos los pasos.

¿Cuáles son los pasos para inscribirse al monotributo?

Ahora podemos aprender a inscribirnos en el monotributo. Lo primero que vas a tener que hacer es ingresar a este link. Una vez hecho esto, hace clic en COMENZAR. Vas a tener que ingresar tu número de CUIL o CUIT y tu clave fiscal para entrar en el sistema. A continuación, el sistema te va a mostrar un cuadro con la descripción de lo que tenés que saber para completar la solicitud. Sólo tenés que hacer clic en DARSE DE ALTA.

Acto seguido, vas a elegir una de las tres opciones en pantalla de acuerdo con tu actividad. La AFIP te va a asignar un tipo de monotributo según lo que selecciones. Si necesitás saber detalles sobre límites y requisitos de cada actividad, vas a poder hacer clic en AYUDA SOBRE ESTE PASO. Una vez que elijas, tocá en SIGUIENTE.

Ahora, vas a tener que elegir el mes en el que tus actividades iniciaron. Si estás al tanto de la recategorización del monotributo y no estás seguro de si tendrías que efectuarla, vas a tener que considerar que para los contribuyentes recién inscriptos existen unos 4 meses de contemplación. Esto sucede porque puede que te toque una recategorización al mes de haberse inscripto.

Una vez hecho esto, vas a notar que arriba figura la o las actividades que registraste cuando obtuviste tu CUIT previamente. Además, el sistema te va a pedir que estimes el monto de tu facturación anual que especulás tener. La cuenta es sencilla: deberías sumar los ingresos mensuales brutos que provendrán de tu actividad durante los próximos 12 meses. Una vez por debajo, vas a seleccionar si tenés o usas o no algún lugar físico para realizar tu trabajo.

En este lugar vas a seleccionar la opción que corresponda de acuerdo con tu situación con respecto a una obra social. En caso de que aportes una caja profesional, tu empleador se hace cargo de tu obra social o estás jubilado, vas a tener que especificar CUIT (caja profesional o empleado) o número ley con la que te jubilaste

Llegado a este punto, vas a poder seleccionar la obra social que tenés que incluir en el pago de tus aportes. Podes seleccionar una que ya tengas en caso de que aparezca dentro de las opciones. Si tu cónyuge trabaja y hace aportes, también tenés la opción de sumar los tuyos a los de esa persona, todo ingresando su CUIT o CUIL. También vas a poder agregar a otros miembros de tu familia.

Al final vas a encontrar tres archivos disponibles para descargar. Estos se van a corresponder a la declaración jurada que necesitarías completar para llevar a una oficina de ANSES. Recordá hacer clic en el botón que aparece por debajo. Una vez que hayas presentado este documento, la cobertura de la obra social elegida va a figurar para tu trabajo.

Ya estamos por terminar. Ahora vas a tener que seleccionar si hacés o no actividades en otra provincia. Por lo tanto, ahora vas a tener la posibilidad de cambiar uno por uno cualquiera de los anteriores en los que ingresaste información. Es decir, volver pasos atrás para evaluar lo que hiciste. Si lo completaste, ya aparecés inscripto como monotributista. El sistema te va a mostrar tu credencial de pago y otros documentos.

En caso de que no puedas hacerlo de forma online, vas a poder pedir un turno en AFIP a través de este enlace. También vas a poder acercarte directamente a la oficina más cercana a tu domicilio, aunque la atención es más eficiente si pediste un turno. Por lo tanto, te va a llegar un detalle del horario y la dependencia de AFIP a la que deberás concurrir.

¿Cuáles son las categorías del monotributo?

Desde el 1 de enero del 2020 aparece una nueva tabla de facturación con respecto a las distintas categorías del monotributo. Las de este año implican una suba de 51% con respecto a los valores del año pasado, algo que se hace habitual año a año. Además, tenés que saber que el 20 de cada mes o el primer día hábil siguiente implica el vencimiento de la cuota mensual.

Esta puede efectuarse con la generacíón de un VEP desde la página web de AFIP o con débito automático con tarjetas de crédito o en cuenta bancaria. Recordá que, si cumplís en tiempo y forma durante todo un año, vas a gozar con un mes gratuito.

De acuerdo con la actualización de este año, los topes categorías y cuotas del Monotributo 2020 son los siguientes:

  • Categoría A del Monotributo. Se trata de la más baja, es decir, la que engloba a los monotributistas que facturen por bienes y servicios hasta $208.739,25, teniendo una cuota mensual de $1955,68.
  • Categoría B del Monotributo. Se trata de la facturación por hasta $313.108,87 y cuota de $2186,80 tanto para contribuyentes que puedan prestar servicios, además de aquellos que vendan cosas muebles.
  • Categoría C del Monotributo. Hablamos de la facturación por $417.478,51 y cuotas en $2499,91 para servicios y $2457,65 para bienes.
  • Categoría D del Monotributo. Aquí aparece un límite de ingresos brutos hasta $626.217,78 y cuotas mensuales de $2947,94 para locación y prestación de servicios, mientras que es de $2878,37 para la venta de muebles.
  • Categoría E del Monotributo. Acá quedó en ingresos hasta $834.957, mientras que la cuota total mensual es de $3872,18 para los servicios y de $3482,04 para los bienes.
  • Categoría F del Monotributo. Se trata de la facturación hasta $1.043.696,27 y cuota mensual de $4634,89 para la locación y prestación de servicios, mientras que es de $4003,69 para la venta de cosas muebles.
  • Categoría G del Monotributo. El límite es de $1.252,435,53 de ingresos brutos, mientras que las cuotas mensuales de $5406,02 para servicios y $4558,61 para productos.
  • Categoría H del Monotributo. Se permite una facturación máxima de hasta $ 1.739.493,79, siendo las cuotas de $9451,93 (servicios) y de $ 7886,41 (bienes).
  • Categoría I del Monotributo. Aparecen hasta $2.043.905,21 de ingresos brutos y cuotas de $11,336,71 solo para venta de cosas muebles.
  • Categoría J del Monotributo. Se trata de hasta $2.348.316,62 y cuota total de $13.019,83 solo para venta de cosas muebles.
  • Categoría K del Monotributo. El valor es de hasta $2.609.240,69 y cuota total de $14.716,41 solo para venta de cosas muebles.

Cómo hacer una recategorización del monotributo

Cabe destacar que el régimen simplificado tiene dos recategorizaciones: una en enero y la otra en julio de cada año. Para las recategorizaciones 2020 se tienen que usar las tablas de categorías que la AFIP publicó para este período fiscal. Por lo tanto, ahora que conocés los valores, debemos aprender un poco más de la recategorización.

La recategorización en el monotributo es obligatoria para los contribuyentes que vieron modificados su facturación, pero también es necesaria para los que se haya modificado la superficie afectada, alquileres a pagar y/o consumos de energía durante el semestre previo. Por lo tanto, si el organismo recaudador detecta que el contribuyente que debía recategorizarse no lo hizo, hará la modificación y lo obligará a abonar los nuevos montos y una sanción de una multa del 50% del impuesto integrado, además del componente previsional que les hubiera correspondido pagar.

De haber transcurrido seis meses completos o más desde el inicio de actividades al momento de la recategorización, se anualizarán los parámetros para que se pueda determinar cuál es la recategorización que corresponde y, en caso de completar ese período, también continuará la categorización inicial hasta que ocurra la primera recategorización.

Por lo tanto, la recategorización del monotributo puede hacerse de la siguiente manera.

  • El primer paso necesita que el contribuyente ingrese al sitio web de la AFIP. Otra opción es que puedas descargar en su teléfono móvil la APP «Mi Monotributo»
  • Una vez hecho esto, vas a tener que ingresar su CUIT y clave fiscal, además de entrar a la opción Monotributo (Adhesión y/o empadronamiento al Monotributo, modificación de datos e ingreso de claves de confirmación)
  • Luego, vas a ver los datos de la AFIP, por lo que vas a tener que escoger la opción “Recategorizarme”.
  • A continuación, se te va a pedir el ingreso del monto facturado los últimos doce meses. Tenés que colocar la suma de las facturas realizadas, independientemente de lo percibido. Ahí te va a aparecer si necesitás cambiar de categoría o no.

¿Cómo facturar siendo monotributista?

Ya te anotaste en el monotributo, pero no sabés exactamente cómo facturar. Pues bien, aquellos que estén inscriptos en las categorías A y B pueden optar por emitir factura electrónica y mantener ese régimen de emisión. No obstante, a partir de la categoría estarán en la obligación de emitir factura electrónica o utilizar controlador fiscal, conservando los comprobantes manuales.

Los comprobantes electrónicos que se pueden utilizar son los siguientes:

  • Factura tipo C
  • Recibo clase C
  • Nota de crédito y débito clase C
  • Los comprobantes que podés emitir con controlador fiscal son:
  • Factura tipo C
  • Recibo clase C
  • Nota de crédito y débito clase C
  • Tique factura tipo C
  • Tique nota de crédito y tique nota de débito clase C

Para emitir las facturas electrónicas, podés hacerlo desde la web, entrando a la plataforma y completando datos de la factura. Luego, podrás emitirla desde tu computadora. Desde la aplicación móvil, vas a poder hacer facturas y guardar productos o servicios que factures habitualmente. También tenés el historial de facturas disponible.

Acá te dejamos tres pasos para la facturación electrónica.

1) Alta de servicios

Si querés empezar a emitir facturas electrónicas, vas a tener que habilitar dos servicios con tu clave fiscal: «Comprobantes en Línea» y «ABM – Puntos de venta». Por lo tanto, es necesario que ingreses con tu CUIT y Clave Fiscal a la página de AFIP. Una vez hecho esto, vas a tener que ir a «Servicios Administrativos» y hacer clic en la opción que dice: «Administrador de Relaciones de Clave Fiscal».

Una vez hecho esto, podés entrar en «Adherir servicio». Listo, ahora vas a aparecer en una pantalla distinta, en la cual aparecerán las insignias de los diferentes organismos. Lo que tenés que hacer es presionar sobre la de AFIP y luego en «Servicios Interactivos». Allí podés buscar el servicio «Comprobantes en Línea» o «Administración de puntos de venta y domicilios», de acuerdo con lo que corresponda. Confirmá.

2) Alta de punto de venta

Cuando hayas habilitado los dos servicios indispensables para que puedas emitir tus comprobantes electrónicos, vas a tener que habilitar un nuevo punto de venta. Esto implica los cuatro dígitos para identificar la cantidad de sistemas de emisión de comprobantes. Por lo tanto, se trata de una numeración distinta de la que habías asociado a la facturación manual.

Por lo tanto, vas a tener que entrar nuevamente con tu CUIT y Clave Fiscal. Ahí vas a acceder al servicio Administración de puntos de venta y domicilios. Cuando te encuentres ahí, vas a tener que elegir tus datos, como tu nombre, apellido. Luego, te va a aparecer la opción «A/B/M de puntos de ventas». Si querés habilitar un nuevo punto de venta, tenés que elegir la opción «Agregar».

El sistema te va a pedir el código de punto de venta (Ej.: 0002), además del nombre de fantasía que se trata de algo opcional. Sin embargo, eso no es todo: se te solicitará la confirmación para saber cuál es la vinculación con el sistema de facturación por la que te das de alta el punto de venta, además del domicilio asociado a tu cuenta. Si querés emitir constancia del proceso, podés hacerlo en «Constancia de Alta – Puntos de venta y Domicilios», incluso pudiéndola imprimir.

3) Emitir comprobantes a través de Comprobantes en línea

Listo. Ahora vas a poder entrar con tu CUIT y Clave Fiscal, accediendo al servicio «Comprobantes en Línea». Cuando estés dentro, podés elegir tu nombre y apellido. A continuación, aparece la alternativa «Datos adicionales del comprobante», donde se te van a pedir distintas informaciones, especialmente la de ingresos brutos. Elegí Guardar.

Cuando hayas informado tus datos adicionales, vas a poder entrar a «Generar Comprobantes». Si estás dentro de los «Puntos de venta a utilizar» y «Tipo de Comprobante», vas a poder desplegar las opciones y seleccionar lo que corresponda. Una vez hecho esto, optá por elegir «Continuar». ¡Listo!

¿Cómo sacar la constancia del monotributo?

Ya nos hicimos monotributistas. Ahora, podés sacar la constancia del monotributo, útil para varias cosas. Por lo tanto, podés tener una constancia de que ya estás facturando de forma legal por tus productos o servicios.

En primer lugar, vas a tener que contar con un número de CUIT que obtendrás a través de AFIP. Luego, es necesario que estés inscripto en el impuesto monotributo. Una vez que hayas obtenido tu CUIT, te habrás hecho monotributista, como te explicamos anteriormente, por lo que la constancia se puede emitir de dos formas:

  • Sin clave fiscal. Se trata de la más básica. Se genera directamente ingresando tu Nº de CUIT en la web de la AFIP. Te puede ser útil para trámites simples, ya que el documento muestra tu Nº de CUIT, tu domicilio fiscal, y la fecha en la que iniciaste actividad como monotributista.
  • Con clave fiscal. Se trata de otra alternativa, la cual puede ser solicitada por algunas entidades. Se puede obtener de esta forma. Vas a tener que entrar con tu CUIT y Clave Fiscal desde la web de AFIP. A continuación, tenés que elegir la opción Monotributo desde el menú principal. Cuando estés en la parte de monotributo, aparecerá distintas opciones. Elegí la que se necesita ahora, que es Constancias. Ahí vas a poderla sacar, con dos opciones nuevas: Formulario 184 y Credencial de pago. El primero es un detalle de tu categoría de Monotributo, y de qué tipo de aporte realizás, algo que suelen pedir las obras sociales. El segundo es un resumen de lo que pagás mensualmente, tanto para la jubilación como para la obra social.

¿Se puede ser monotributista trabajando para el exterior?

La respuesta es que sí. Con la llegada del coronavirus, cada vez más trabajadores se encuentran ejerciendo tareas como freelancers para empresas y clientes del exterior. Gracias a una resolución reciente, ahora no solamente se pueden hacer Facturas E, sino que también la entrada de pesos (aunque sean de otra moneda) al país es mucho más simple.

Para hacerlo, vas a necesitar:

  • Cuenta en AFIP con Monotributo habilitado; preferentemente sin deuda, con Clave fiscal nivel 2
  • Cuenta bancaria con una caja de ahorros en pesos. La entrada de dólares no está permitida.

Lo primero que necesitarás es tener habilitado el servicio llamado “Regímenes de facturación y registración (REAR/RECE/RFI)”. En caso de que no lo tengas habilitado en la pantalla de inicio de AFIP, vas a necesitar ir al Administrador de Relaciones de Clave Fiscal, Nueva Relación, Seleccionar tu CUIT, elegir la opción que dice Buscar e ingresar en Servicios Interactivos. Luego, vas a poder optar por “Regímenes de facturación y registración (REAR/RECE/RFI)”, dándole a la tecla de Habilitar.

A continuación, es importante que te empadrones. En Regímenes de facturación y registración (REAR/RECE/RFI) vas a tener que adherirte en el régimen de facturación de Exportación de servicios. Hecho esto, tenés que elegir tu nombre, para ir luego a Regímenes de Facturación. A continuación, seleccioná Empadronamiento REAR / RECE, más tarde Empadronamiento REAR / RECE y luego aparecerá un formulario que tendrás que llenar con tus datos personales.

Te empadronaste correctamente cuando enviaste el formulario. Ahora vas a tener que generar un punto de venta de las facturas E, por lo que tenés que ir a Administración de puntos de venta y domicilios. Una vez allí, elegí el CUIT, luego deberás acceder a A/B/M de Puntos de Venta y elegir Agregar.

Una vez hecho esto, aparecerá otro formulario que tendrás que completar, el cual indica un número correlativo en el punto de venta (si ya se tenía el 1, se pone el 2), además del nombre fantasía que tenga tu propio emprendimiento. Luego, vas a tener que seleccionar Comprobantes de Exportación y dirigirte a Facturador en Línea

Ahora ya se puede generar la primera factura. Uno debe tener la Factura Electrónica, por lo que va a Comprobantes en Línea. Ahí se hace clic en Generar Comprobantes y aparece el nuevo Punto de Venta. Cuando lo seleccionás, va a aparecer en “Tipo de comprobante” la opción Factura de exportación E.

Cuando le des a Continuar, se va a permitir elegir el idioma de La factura (español, inglés, portugués), además de la fecha y la moneda. Si uno selecciona dólares, calcula el cambio del día que te permitirá ver no solo cuánto vas a obtener, sino también la categorización que te corresponde. Por lo tanto, el paso dos de la factura es completar los datos de a quien se factura.

Una vez confirmada la factura, se debe guardarla. El cliente no la necesita, porque no tiene validez fuera del país. Uno se tiene que comunicar con su banco, solicitar hablar con la parte de Comercio Exterior, mencionar que va a recibir una transferencia internacional y que se necesitan los datos de transferencia.

El banco te va a tener que dar algunos datos específicos, principalmente el código SWIFT. Se trata de una especie de CBU para los bancos a nivel mundial. Por lo tanto, eso te permitirá acreditar el monto transferido a una caja de ahorro, aunque, como te mencionamos, no se trata de algo en dólares, ya que actualmente está prohibido. También se puede cobrar en una cuenta en el exterior, como es el caso de PayPal, aunque allí la AFIP no tiene injerencia.

¡Felicidades! Ya aprendiste todo lo necesario para inscribirte al monotributo, además de cuáles son las recategorizaciones y las especificaciones necesarias para un trámite que no solamente te va a permitir estar facturando, sino que también aporta para tu futura jubilación y la posibilidad de estar en una obra social.

Ayúdanos a Mejorar ¿Qué te ha parecido?
(Votos: 1 Promedio: 5)